Municipalidad Distrital de Pangoa

El terremoto en Satipo y Pangoa

PUBLICADO EL MIERCOLES 4 DE MAYO, 2011

El terremoto en Satipo y Pangoa

Nuestro valle, no fue ajeno a los estragos del terremoto que había tenido su epicentro en puerto Bolognesi, cerca a la boca del Mantaro y a una distancia de 30km de Pangoa.

Un sábado 1 de noviembre de 1947, esta muy grabado en la muerte de la población de Satipo y Pangoa que fueron testigos de la  mayor catástrofe natural que ocurrió q horas 9:55 de la mañana. Cuenta Don Saturnino campos, un agricultor afincado de áreas colindantes al hoy territorio, de la CC.NN. san ramón de Pangoa, que el día del terremoto, a orillas del río san ramón, a la altura del actual villa María, la familia Chari estuvieron masateando desde el día anterior, no percatándose que el caudal del río había aumentado desmesuradamente como consecuencia de un represamiento por deslizamiento de tierras, en las parte alta del rio, esta avalancha arraso y causo la muerte en toda la familia Chari, salvándose Roque  Chari por que se fue a montear horas antes ,( y también sa salvo Hilario Chari  por que se escapo milagrosamente).

El  represamiento de las aguas en el río san ramón arrasaron las tierras bajas cercanas al cauce, se comenta que las aguas llegaron hasta la altura lo que hoy es la calle industrial.

El desastre natural que causo muchas victimas en los asentamientos humanos de Satipo, destruyendo viviendas, fue nefasta para consolidar la colonización de los valles de  Satipo y Pangoa, la carretera que se había construido durante mas de don décadas con tanto sacrificio fue destruido en menos de un minuto, aislando a la región por un periodo de 13 años, largos años que en los momentos iníciales bajo la moral de los colonizadores, pues hubo una desbande, la disponibilidad de víveres se agoto de inmediato, solo quedaros aquellos que con gran valor y experiencia en condiciones similares de ausencia en condiciones similares de ausencia de carretera, como los gallardos colonizadores de los años 1926 a 1930.

Por los años 1940 don Alberto Quinchoquer, fue elegido teniente gobernador de los “campas” (hoy conocidos como Ashánincas y Nomatsiguengas), motivado el jefe de la colonia de Satipo y con participación del gobernador Manuel Panez a fin de que se ocupe sobre asuntos entre nativos, así como de estos con los colonos. Para sus  elección fueron convocados nativos de Satipo, Sonomoro y pangoa, por san ramón de Pangoa asistieron: Chimanca, Ricardo y Roberto Casancho, Mishicori, Antonio Mahuanca.  Saliendo elegido por votación de los asistentes: don Alberto Quinchoquer, a los presentes se les hizo conocer el motivo de la elección. Comentan que fue elegido Quinchonquer, por que ya había sido abanderado de luchar por los intereses de los nativos ante los abusos de los hacendados como Andrés Villacrez, que no pagaba los trabajos que realizaban los indígenas.

La colonización se reinicia durante la década de 1950 a 1960; Satipo y Pangoa son considerados como la futura despensa del Perú, por ser esta región tropical la mas cercana a la capital, tanto peruanos como extranjeros solicitaban tierras para colonizar, una buena parte se ubicaron en el vale del pangoa y Sonomoro, pero como antaño fueron los Andamarquinos, los que persistieron en colonizar el gran valle del pangoa, mas aun por su cercanía y accesibilidad entre estas dos zonas referidas,  una selvática y otra andina, aunque con cultivos, climas y suelos diferentes, pero con un  solo ideal, cultivar la tierra para proveerse de alimentos y  los remanentes destinarlos a la comercialización, buscando mejorar sus condiciones de vida.

Don Alberto quinchoquer comenta que los nativos de Pangoa eran beligerantes, lo que no sucedía con los de Satipo,(atacaban con flechas).

En 1954, hubo lo que se llamo la fiebre del café  por alcanzar el producto precios exorbitantes en el mercado internacional,  lo que provocó una gran demanda por adquirir tierras en la ceja de montaña. Según la apreciación de la antropóloga  Benavides, por estas fechas se inicia el despojo de las tierras a los nativos Nomatsigengas  de pangoa y Sonomoro, la misma que dio con el respaldo de estado, para el cual los colonizadores eran considerados como hombres de progreso y los nativos eran símbolo de atraso. Las reparticiones u otorgamiento de tierras delegación de tierras de montaña, no tomando en consideración la población existente de nativos. Se apoderaron de las mejores tierras. Los Nomatsiguengas ante tal atropello y molestia dejaron sus tierras y se internaron selva adentro en Mazaronquiari, Anapati y Ene.

Podemos decir que los Nomatsiguengas y Ashánincas han sufrido el acecho de extranjeros por mas de 300 años: españoles, entre  estos misioneros franciscanos, conquistadores coloniales y en este siglo los peruanos  de origen andino en su mayoría algunos investigadores mencionan a la expedición de salinas de Loyola del año 1557, como la primera que tuvo contacto con los Nomatsiguengas y ashánincas, cuando recorrió el río Ucayali. Referencia importante que según los indígenas da inicio al despojo de las tierras.